Las casas de madera son más ecológicas y económicas que las tradicionales hechas en ladrillos y hormigón. La madera no es solo una parte de la naturaleza, sino que su uso también es beneficioso para el medio ambiente.

Hay una creencia popular que dice que la casa de madera es sólo ideal para los fines de semana o las vacaciones. La verdad es que las casas de madera se pueden utilizar durante todo el año. Por ejemplo, gracias al aislamiento natural de su material, son capaces de guardar el calor en verano y el fresco en invierno. Lo que significa que a la larga vas a gastar menos energía en calentar o enfriar tu hogar. Es por eso que se consideran sostenibles, ya que son energéticamente eficientes.

Tipos de casas de madera

Muchas empresas del sector ofrecen dos grandes tipos de casas de madera: las casas prefabricadas y las casas a medida. Estas últimas están diseñadas por los propios clientes con ayuda de profesionales, por lo que hacer la casa de tus sueños no es tan difícil.

Aunque las casas prefabricadas ya estén hechas antes de que las elija el cliente, también las hay de muchos tipos. Por ejemplo, podemos encontrar la típica cabaña de madera que podemos encontrar en el medio del bosque, o una casa de madera que nos recuerda a paisajes de latitudes más septentrionales. Por último, también hay modelos de casetas de jardín de madera, ideales para aquellos que buscan una construcción básica pero segura que sirva para guardar todos los utensilios del jardín.

Ventajas de las casas de madera y por qué son sostenibles

La madera como material tiene una serie de factores beneficiosos enfrente otros materiales utilizados en la construcción como los ladrillos.

Como hemos comentado unas líneas más arriba, la madera es un aislante térmico perfecto, ya que es capaz de conservar la temperatura ideal en su anterior. Así se tiene que utilizar menos calefacción o aire acondicionado para mantener la temperatura ideal. Eso es algo que no pasa en construcciones de ladrillo, que no son capaces de mantener el ambiente ideal en el interior, por lo que se requiere de un extra para hacerlo.

La madera también es un material que aísla del ruido. Si te encanta la tranquilidad cuando te encuentras en casa, la madera te la aporta gracias a su gran capacidad de aislamiento del exterior.

Mitos sobre la madera

Desgraciadamente la madera tiene muchos mitos falsos. Es por eso que mucha gente no se acaba de decidir por este material de construcción.

Por ejemplo, existe la creencia que la madera es altamente inflamable. Sí que es verdad que el material se utiliza para muchos propósitos distintos, pero si se cuida y se recubre con los productos correctos la madera no se inflama. Además, tiene propiedades aislantes con respecto a la electricidad, por lo que en caso de cortocircuito no se quemará, al contrario de otros materiales utilizados en la construcción.

Por último, la madera es más resistente y duradera de lo que se cree. Por lo general, una casa de madera puede mantenerse entre 100 y 200 años.