Alicia Collado, opiniones de clientes

Hoy vamos a tocar un tema muy interesante y es que, se trata no sólo de una, sino de dos procedimientos distintos que pueden afectar a un solo individuo. Estas enfermedades son la diabetes y la disfunción eréctil.

Ahora bien, antes de poder hablar sobre el tratamiento de la disfunción eréctil en pacientes con Diabetes Mellitus, es necesario abordar ambas enfermedades por separado para comprender qué las causa y cómo evitarlas.

Diabetes Mellitus

La diabetes, diabetes mellitus tipo II, o como se le conoce coloquialmente, “el azúcar alto”, es una enfermedad en la cual niveles elevados de glucosa en la sangre causan una resistencia de las células a una hormona secretada por el páncreas llamada insulina. Ésta hormona se encarga de ayudar a que las células puedan recibir glucosa del torrente sanguíneo.

Cuando las células se vuelven resistentes a la insulina, los niveles de glucemia se elevan y el páncreas, productor y secretor de la insulina, interpreta esto como una deficiencia de la misma, por lo que eleva los niveles de insulina.

Si este proceso se mantiene por períodos de tiempo prolongado, las células encargadas de generar la insulina, llamadas células beta, inician un proceso de muerte celular (apoptosis). Es en este momento en el que el paciente deberá aplicarse insulina exógena para poder mantener la función que el páncreas no puede cumplir más.

La posterior acumulación de glucosa en la sangre causa daño capilar y neuronal a vasos pequeños, entre ellos, de los pies y el pene. (ojo aquí porque esto será importante más adelante)

Disfunción eréctil

La disfunción eréctil se conoce clásicamente como la incapacidad para conseguir y/o mantener una erección por el tiempo suficiente para consolidar una relación sexual. (No confundir con eyaculación precoz en la cual la erección sí se logra, pero la eyaculación ocurre antes o muy tempranamente en el acto sexual)

Hay diversos mecanismos por los cuales un hombre puede padecer disfunción eréctil, las dos grandes causas son trastornos psicológicos e incapacidad física para conseguir la erección.

La primera, la psicológica, se da cuando un paciente no logra conseguir o mantener una erección durante el acto sexual, inclusive en ocasiones cuando intentan masturbarse. La forma más común de diagnosticar este padecimiento es cuando el paciente refiere que si tiene erecciones nocturnas.

Es decir, que en ocasiones amanece con una erección matutina, dejando en claro que el pene y todos los componentes físicos están íntegros, pero que la presión por conseguir una erección le impide lograrlo de manera satisfactoria.

Por otra parte, se encuentran las causas físicas, en las cuales el paciente es incapaz de mantener la erección inclusive cuando no está despierto.

Disfunción eréctil en el paciente con diabetes

Es aquí donde se juntan ambas enfermedades, la diabetes, con los daños microvasculares, afecta las estructuras del pene. Entre ellas se encuentran los nervios, los vasos sanguíneos y el más importante, los vasos sanguíneos que irrigan los cuerpos cavernosos.

Tratamiento

Es bien sabido que la disfunción eréctil conlleva más problemas que la simple ausencia de erección, también trae consigo generalmente problemas en las relaciones de pareja y problemas psicológicos para el paciente, pues la sociedad asocia la disfunción con debilidad.

Conociendo la causa específica que genera la disfunción en pacientes con diabetes, podemos entender cómo se trata este padecimiento, y, lamentablemente en la actualidad, si la causa yace en los nervios encargados de la erección, el único tratamiento es el control de la diabetes en espera de una mejoría de la sensibilidad del paciente.

Afortunadamente, para los pacientes cuyo problema se encuentra en las arterias de los cuerpos cavernosos, si existe un tratamiento específico, el alprostadil. La versión comercial más distribuida a nivel mundial es el Caverject.

Con https://onlinereceta.com/product/caverject/, una prostaglandina con acción vasodilatadora (que dilata los vasos sanguíneos, en este caso de los cuerpos cavernosos del pene), los pacientes recuperan la capacidad de tener erecciones temporalmente, mejorando así no solo la calidad de sus encuentros sexuales, sino también su calidad de vida en general.

Los pacientes que utilizan estos medicamentos reportan restauración de la capacidad de conseguir y mantener erecciones para el acto sexual prácticamente inmediato, pues la mayoría de los pacientes reportan una erección entre los 5 y los 20 minutos tras la aplicación de este fármaco.

Ahora bien, esperamos que hayan aprendido mucho con este artículo y si tu o tu pareja sufren de alguna de estas condiciones, hayan comprendido que existe una solución actual y es simplemente comprar Caverject. Recuerden consultar a un médico antes de utilizar cualquier fármaco y no duden en dejar sus preguntas y experiencias en los comentarios. Hasta la próxima.