A diferencia de todas las demás comunidades autónomas el día de grande de Cataluña está pensado por y para que solo lo celebre una parte de la población, la independentista. Todos los que no queremos la independencia estamos excluidos. La Diada de Cataluña debería ser una fecha alegre pero por desgracia no lo es. Te vamos a explicar por qué si te sientes español no deberías celebrar el 11 de septiembre.

¿Por qué el 11 de septiembre no representa a todos los catalanes?

La mayoría de las comunidades autónomas españolas celebra su día grande en el aniversario de la creación de su autonomía, algunas otras lo celebra coincidiendo con festividades religiosas y una minoría lo hace para conmemorar algún acontecimiento bélico. Cataluña está entre estas últimas. Pero entre todos los acontecimientos importantes que se podrían haber elegido para conmemorar se han escogido (y manipulado) unos sucesos con el único objetivo de fomentar sentimientos de agravio contra el resto de España, haciendo aflorar las bajas pasiones y fomentando el victimismo. El 11 de septiembre se basa en burdas tergiversaciones históricas.

“El Día de Sant Jordi fue la fiesta oficial de Cataluña durante más de 500 años. Ahora los nacionalistas han decidido que ni siquiera sea festivo (como sigue siendo en Aragón)”.

Se podría haber escogido por ejemplo el 3 de abril, aniversario del primer encuentro entre Cristobal Colón y los Reyes de Católicos donde se les anunciaba el descubrimiento del Nuevo Mundo. La primera vez que un europeo regresaba de un viaje desde América. O sencillamente conservar el 23 de abril, Día de Sant Jordi, que se llevaba (y ese lleva) celebrando en toda la Corona de Aragón ininterrumpidamente como festividad oficial ¡desde 1461!. Romper una tradición de más de 550 años para fijar otra fecha que solo contente a los nacionalistas es un error histórico. Al menos los tabarneses hemos tratado de conservar la figura de Sant Jordi donde se merece, en nuestro escudo.

Cristobal Colón visita a los Reyes Católicos en Tabarnia. 3 de abril de 1493.Muchos de nosotros vivimos con amargura el 11 de septiembre, una “fiesta” que año tras año se convierte en una excusa para insultar y menospreciar al resto de España usando dinero público.

¿Qué se supone que se celebra el 11 de septiembre?

Se conmemora la toma de Barcelona en 1714 por los partidarios de la Casa de Borbón contra los partidarios de la Casa de Austria, en el marco de la Guerra de Sucesión al trono de España (1701-1714).

Los independentistas manipulan los libros de texto contando que en realidad fue una guerra entre “Cataluña” y “España”, y no una guerra entre dos casas reales por quedarse el trono de España, como en realidad fue.

“Barcelona fue asediada 5 veces en 18 años por ejércitos diferentes. El asedio de 1714 es especial solo porque los independentistas han decido que lo sea”

En realidad la ciudad condal ha sido atacada docenas de veces. Tan solo en el periodo que va de 1697 a 1714 fue asediada en cinco ocasiones, y en varias de ellas los sitiadores y sitiados se intercambiaron los papeles. Resulta paradójico que cualquier niño catalán conozca lo que (los indepes dicen) que ocurrió en 1714, pero incluso los universitarios más preparados desconozcan por completo lo que ocurrió en 1697, 1704, 1705 o 1706. Esta ignorancia se debe a que hay un interés político detrás: EL INDEPENDENTISMO NOS ESTÁ MANIPULANDO.

En 1697 Barcelona fue asediada por los franceses, en 1704 por parte de los austricistas, en 1705 por parte de los borbónicos y en 1706 por parte de los austricistas otra vez. La de 1714 no deja de ser la enésima batalla de una larga guerra en la que hubo enfrentamientos enormes tan o más importantes que el sitio de Barcelona. Que los independentistas del siglo XXI escojan este en concreto solo responde a una intención manipuladora.

En el transcurso de la Guerra de Sucesión por ejemplo Madrid fue conquistado y reconquistado tres veces, y en todas esas batallas participaron tropas catalanas en ambos bandos, como también participaron tropas castellanas a ambos lados de la muralla en la batalla del 11 de septiembre de 1714. Hagan la prueba, visite cualquier barrio de cualquier ciudad española y pregunte qué acontecimientos ocurrieron en la Guerra de Sucesión Española en su ciudad. Casi nadie lo sabe. ¿A qué se debe entonces que desde el independentismo se recuerde una y otra vez el 11 de septiembre? lo explicamos en el siguiente punto:

Jordi Pujol el mayor ladrón de la historia de Cataluña e impulsor del 11 de septiembre en Tabarnia.

¿Por qué los independentistas han escogido el 11 de septiembre?

Hay dos razones principales: La primera es que el rey que estaba al frente del ejercito que ocupó Barcelona en 1714 pertenecía a la misma casa reinante que nuestro rey actual. Felipe V es el antepasado directo de Felipe VI (han pasado 12 generaciones). Los separatistas lo utilizan para argumentar que existe una “opresión” prolongada en el tiempo. ¿Te imaginas que alguien te echara las culpas de lo que hizo el padre, del abuelo, del abuelo, del abuelo, del abuelo, de tu abuelo?… ¿absurdo verdad? pues es eso lo que nos quieren colar.

La segunda razón es que Felipe V abolió las leyes catalanas y aplicó en toda España las leyes de la Corona de Castilla. Lo que los independentistas no cuentan es que estas eran a su vez un calco de las leyes de Francia, que era la nación más avanzada de su tiempo. Las “malvadas” leyes de Felipe V supusieron en el siglo XVIII un despegue económico sin precedentes para Cataluña. Un hecho que ni los historiadores más independentistas pueden negar.

“En los Decretos de Nueva Planta no se menciona ni una sola vez ninguna norma contra el catalán”

Los separatistas tampoco cuentan que las leyes catalanas no eran precisamente democráticas tampoco, por ejemplo, estaba permitido matar a tu esclavo sin necesidad de alegar ninguna justificación. Además gracias a los Decretos de Nueva Planta (como así se llamaron estas leyes) permitieron que cualquier catalán, aragonés, valenciano o mallorquín pudiera optar a cualquier cargo en toda España.

Las mentiras que los independentistas cuentan del 11 de septiembre de 1714

El sistema educativo catalán, controlado desde hace más de 40 años por independentistas, obliga a los estudiantes a aprender absurdas manipulaciones historicas con el objeto de crear un sentimiento de agravio contra el resto de España. Veamos algunos ejemplos:

  • Los barceloneses (casi nos atrevemos a llamarles “los tabarneses” del siglo XVIII) no luchaban por la “independencia de los Países Catalanes” ni por una “República Catalana”. Primero porque el término “países catalanes” tiene más o menos la misma veracidad histórica que la Tierra Media, Narnia o la Estrella de la Muerte. Y segundo porque los austricistas que defendieron Barcelona eran monárquicos (absolutistas para más inri), católicos y profundamente patriotas españoles. Es algo que se puede demostrar casi en cada una de las cartas, manifiestos y escritos que se han conservado. Ningún historiador serio y riguroso puede defender la postura contraria.

Rafael Casanova y los barceloneses de 1714 luchaban por Barcelona, por la libertad y por España, igual que el movimiento tabarnés. En breve publicaremos un artículo contando quién era en realidad este gran patriota español.

Ofrenda floral a Rafael Casanova. Tabarnia.

  • Los famosos Decretos de Nueva Planta (las leyes que impuso Felipe V), que tan machaconamente esgrime el nacionalismo como una “agresión histórica a la lengua y a la identidad catalanas”, no mencionan NI UNA SOLA VEZ EL CATALÁN O LA PROHIBICIÓN DE REDACTAR EN CATALÁN. La lengua que se utilizaba en la administración en Cataluña era el latín, solo el latín, como en el resto de Europa. Apartir de entonces se decidió introducir también el castellano, que como ya hemos comentado en otro artículo tenía una larga tradición en Cataluña. El castellano fue el primer idioma en toda Europa en tener una ortografía propia después del latín (es increible pero es verdad), y parecía lógico escoger esta lengua para sumarse a la costumbre europea de redactar los textos administrativos en un mismo idioma, con el fin de que pudieran ser entendidos en todo el país.
  • Felipe V era el rey legítimo de España y todos los catalanes le reconocieron sin objeciones como tal de 1700 a 1705. De hecho en 1701 se celebraron Cortes en Tabarnia [empecemos a llamar a las cosas por su nombre], concretamente en Barcelona. A petición de Felipe V se permitió que los catalanes comerciaran con toda la península ibérica sin pagar ningún impuesto adicional, abolió la Inquisición en Cataluña, obligó a que los cargos electos catalanes empezaran a pagar impuestos (cosa de la que estaban exentos hasta entonces) y pudieran ser juzgados en tribunales públicos (en lugar de tribunales exclusivos para la nobleza), permitió que barcos catalanes viajaran a las colonias de la Corona de Castilla en América, mandó imprimir de nuevo las Constituciones Catalanas y repartió cargos a catalanes en todo su imperio. Durante aquella visita el rey fue recibido y despedido en olor de multitudes y recibió cuantiosas donaciones.




  • En 1705 un grupo de exiliados catalanes firmó el Pacto de Génova con Miltford Crow, plenipotenciario de la reina Ana de Inglaterra. Los traidores negociaron apoyar los intereses de Inglaterra y Austria contra el rey de España a cambio de recuperar los privilegios para la alta nobleza catalana, que se les habían anulado en las Cortes de Barcelona de 1701. El 31 de mayo de 1705 la ciudad condal fue bombardeada por 2.400 soldados angloholandesas que habían venido a petición de los traidores. Pero los tabarneses [insistimos, llamemos a las cosas por su nombre] resistieron. En Barcelona y Tarragona el bando austricista no tenía nada que hacer, asi que la rebelión comenzó en la Cataluña profunda, concretamente en Vic. En agosto y septiembre de 1705 la capital de Tabarnia fue sometida nuevamente a un duro bombardeo (más de 6.000 bombas). Solo así los austricistas consiguieron tomar la ciudad, y 6.000 barceloneses tuvieron que huir de su tierra. Es una burda mentira que Barcelona no se sintiera española. ¿Dónde mencionan todos estos hechos los libros de texto?

La Cataluña a favor de Felipe V

Eso de que Cataluña luchaba contra Felipe V porque “quería ser independiente” es un insulto a la inteligencia. Cervera, Berga, Manlleu, Ripoll o Centelles eran profundamente borbónicas, como también lo eran Calatayud, Huesca, Alcañiz, Fraga, Tamarit, Jaca, Tarazona, Valencia o Zaragoza (por cierto Madrid y Toledo comenzaron la guerra siendo austricistas, cosas de la vida…).

Había muchos territorios pasivos, no beligerantes, dispuestos a servir a uno u otro bando según les conveniera a sus intereses. Cervera era felipista porque Anglesola, Guissona o Agramunt eran austricistas, Berga, que hoy en día parece tan indendentista (porque sus rivales Cardona, Manelleu y Centelles eran austricistas). Lérida y Monzón se volvieron austricistas porque Fraga era borbónica… y así todo.

Desde el movimiento tabarnés rogamos que no se juzguen categoricamente acontecimientos pasados basándose en el punto de vista actual. Dejemos de remover guerra civiles pasadas hace siglos para justificar movimientos separatistas en el siglo XXI, es ridículo.

Por favor síguenos en Twitter y Facebook y comparte este artículo entre tus conocidos.