Desde la Plataforma por Tabarnia llevamos años denunciando la manipulación que sufren nuestros hijos en las escuelas. Es insultante la manipulación descarada que se hace de la historia, la política, la geografía o la sociedad catalana y española. Hoy traemos un nuevo ejemplo:

Un día después de las elecciones autonómicas a los niños de 6º de Primaria de la Escuela Marià Manent de Premiá de Dalt (Barcelona) fueron obligados a contestar un test. En él se les preguntaba por sus orientaciones políticas y cuando las respuestas no eran de corte independentista la profesora las daba por incorrectas.

Traducimos aquí al castellano las preguntas y las respuestas (porque la educación en Cataluña es monolingüe en catalán).

Pregunta del examen -¿Por qué crees que eran especialmente importantes estas elecciones?- El alumno/a responde «Porque se escogía a los representantes del Pueblo de Cataluña», la respuesta fue dada como incorrecta porque para los profesores de esta escuela infantil no se trataba de unas elecciones autonómicas sino de un plebiscito independentista. Este es el tipo de manipulación o lavado de cerebro al que están sometidos nuestros hijos mientras permanezcamos en Cataluña.

Los catalanes no independentistas no son catalanes

Junto a una imagen del periódico La Vanguardia se preguntaba a los niños cuestiones como «¿Qué quiere decir “el sí se impone”?» (refiriéndose al titular de portada la portada), o «¿Cuántos escaños ha conseguido JxSí y la CUP conjuntamente?» preguntas del todo fuera de lugar para niños de 11 años.

La pregunta más intolerable fue la ultima del examen: «Haz tu valoración personal explicando aquello que sepas de estas elecciones y el proceso soberanista que se pretende llevar a cabo en Cataluña».

El concepto

El concepto «guerra del francés» es tan histórico como lo puede ser el concepto de «Tabarnia».

Por lo que se ve para los profesores de este colegio el “proceso” independentista lo hace “toda Cataluña”, como si los dos millones de catalanes que votaron a partidos no separatistas o los millones de ciudadanos que no fueron a votar no formaran parte del pueblo catalán.

Desde nuestra plataforma lo llevamos diciendo mucho tiempo, y cada vez con más fuerza: Barcelona y Tarragona si no se quieren ver arrastradas por este proceso separatista profundamente negativo para sus intereses deben crear su propia comunidad autónoma.