España y Canadá tienen en común que albergan movimientos separatistas dentro de sus fronteras. Vamos a repasar las diferencias entre el caso catalán y el quebequés, y para quien no se convenza explicamos cómo conseguir un eTA para que visite Canadá y lo vea con sus propios ojos:

 

  • El nacionalismo en Québec existe desde al menos 1837, en cambio el separatismo catalán no empezó a ser significativo hasta 2012, solo después de tres décadas de gobiernos controlados por Jordi Pujol.
  • La columna vertebral de ambos movimientos independentistas se basa en gran parte en la lengua. En el caso de Québec el 81,2 % de la población habla solo francés, apenas hay un 0,8% de bilingües. En el caso de Cataluña el castellano es con mucho la lengua mayoritaria tanto desde el punto de vista de lengua materna, como propia, como de uso común en todas las franjas de edad. Curiosamente en Québec sí se puede estudiar en los colegios en inglés, mientras que en Cataluña solo se puede estudiar en catalán.
  • Québec es claramente católica, mientras el resto de Canadá es claramente protestante. Esa diferenciación no existe entre Cataluña y el resto de España.
  • Québec tiene una historia bastante breve que procede del Imperio Francés. El resto de Canadá tiene una historia igualmente breve y procede del Imperio Británico. Barcelona lleva compartiendo gobernantes con Zaragoza ininterrumpidamente desde 870 años.
  • Aunque ahora en Québec se hable poco del independentismo, en su momento y durante casi 40 años, fue el tema central de todos los medios de comunicación, tal y como ocurre hoy en Cataluña. Quebec era uno de los principales motores económicos y financieros de Canadá, pero tras el primer referéndum de 1980 se inició una fuga de empresas que ha provocado que cuatro décadas después la diferencia sea muy significativa. Ha perdido un 46% del poder adquisitivo que tenía respecto al resto del país.
  • La política lingüística y la incertidumbre provocaron que en Quebec se marcharan muchas de las grandes sedes de las empresas, algo que en Cataluña ya ha ocurrido. Cataluña solo tiene una de las 35 empresas del Ibex 35, antes del procés tenía 7. Las probabilidades de que se regresen a corto y medio plazo son inexistentes, de hecho los propios líderes independentistas han sacado las sedes de sus empresas de Cataluña ¿Puedes haber algo más clarificador?
  • Quebec perdió el 30% de su tejido empresarial. Antes del inicio de su primer referéndum tenía cinco de los ocho grandes bancos del país, hoy en día solo le queda uno. Cataluña tenía dos de los más grandes de España (La Caixa y Sabadell), hoy ya no aguanta ninguno tras el procés.
  • Montreal, capital de Quebec, ha dejado de ser el centro financiero del país en beneficio de Toronto, lo mismo ocurre en España. La mayor parte de lo que ha perdido Barcelona lo ha ganado Madrid, aunque las sedes financiera se han ido en este caso a Valencia.
  • Quebec es hoy la segunda región de Canadá con mayor ratio de deuda respecto al PIB (48,1%), en el caso de España Cataluña ya es la primera, con una deuda que supera los 140.000 millones de euros.
  • Hoy en día en Québec los independentistas están muy lejos de ganar unas elecciones, en cambio en Cataluña, aunque lo peor ha pasado y su credibilidad se ha visto muy dañada, todavía tienen controlados todos los puestos de poder y el clientelismo vía subvenciones funciona a pleno rendimiento. Las revistas y la prensa ya no escriben para vender ejemplares, sino para ganarse la siguiente subvención, que es de lo que realmente viven.

Nuestra recomendación es que, aquellos que crean que el independentismo tuvo algún beneficio positivo para Québec, que viajen al país y pregunten a la población. Os explicamos cómo hacerlo:

Diferencias entre la eTA y el visado a Canadá

Si quieres visitar Québec, necesitas un documento válido para todo Canadá. Existen dos tipos: Un eTA es diferente de una visa para Canadá. Una visa es una autorización física, como un sello o pegatina adherida a tu pasaporte, que te autoriza a entrar a este o a cualquier otro país. En general, deberás solicitar un visado con anticipación en una embajada. Para ambos procedimientos, debes completar la documentación y obtener la aprobación de una oficina de inmigración.

Un eTA para Canadá es más fácil y rápido de conseguir que un visado, se utiliza para estancias inferiores a 90 días, como turista. El eTA es electrónico, no físico, y se vincula automáticamente a tu pasaporte una vez que se apruebe tu solicitud. Los visados más comunes para Canadá son de uso único o múltiple. La mayoría de los viajeros reciben un visado de uso múltiple se les permite visitar Canadá para estancias de hasta seis meses seguidos, durante diez años o hasta que expire el pasaporte. Una eTA permanece vigente durante cinco años. Pero si cambias de pasaporte, necesitarás una nuevo eTA, ya que está vinculada a tu pasaporte.

Ventajas y desventajas de estas dos formas de entrada a Canadá

Tanto el eTA como el visado Canadá tienen ventajas y desventajas. Si bien es cierto que no puedes elegir qué tipo de autorización se te aplica, ya que la elegibilidad depende de tu país de origen, es útil saber qué define este documento y lo que puedes esperar.

Una de las ventajas de la eTA es que es mucho más barato y más rápido de obtener que el visado. En teoría, es posible recibir autorización en menos de una hora. Solicitar un visado a Canadá lleva más tiempo. Además, no tienes que enviar tu pasaporte o ir a un consulado o una embajada para recibir la documentación. Se vincula automáticamente con tu número de pasaporte, lo que simplifica el proceso de cruce de fronteras.

Sin embargo, también tiene inconvenientes. Por un lado, si la solicitud es solo electrónica, no tienes la posibilidad de imprimirla y enviarla por correo. Incluso si prefieres soporte papel, tendrás que adaptarte al formato online. Por otro lado, es válido para cinco años, y debes enviar una nueva solicitud después de este tiempo. El visado de entrada múltiple dura, como hemos dicho, diez años.

Solo los miembros de los siguientes países pueden pedir una eTA Canadá: Hay 37 estados elegibles que han firmado el VWP (Programa Visa Walser), en particular el Reino Unido, Alemania, Andorra, Australia, Austria, Bélgica Brunei, Chile, República Checa, Dinamarca, Estonia, Finlandia, Francia, Alemania, Grecia, Hungría, Islandia, Irlanda, Italia, Japón, Letonia, Liechtenstein, Lituania, Luxemburgo, Malta, Mónaco, Países Bajos, Nueva Zelanda, Noruega, Portugal, República de Corea, San Marino, Singapur, Eslovaquia, Eslovenia, España , Suecia, Suiza y Taiwán.