Mientras Quim Torra se sube un 5,2% el sueldo (hasta los 147.000 €, un 81% más que el Presidente del Gobierno), la policía autonómica catalana no tiene medios para frenar la violencia de los manteros en Salou y se ve obligada a huir.

Agentes agredidos

Varios agentes de Mossos han sido agredidos por un grupo de vendedores de top manta esta mañana cuando la policía ha ido a interceptarlos antes de que se dirigieran al paseo marítimo de Cambrils, donde venden habitualmente.

Los hechos han tenido lugar en la calle Barenys, del barrio de la Salud de Salou. Al parecer, los Mossos pretendían detener los vendedores al salir de casa para dirigirse con todos los productos falsificados en el límite de término municipal entre Salou y Cambrils. Los senegaleses han reaccionado violentamente forcejeando con la policía y han golpeado tanto los agentes como los vehículos, tal como se puede apreciar en las imágenes.

La policía catalana pretendía, probablemente anticiparse a los movimientos de los vendedores de top manta, a quienes, cada mañana, se les ve desfilar por el barrio de la Salud de Salou y por el paseo Miramar para instalar el mercadillo de top manta que ocupa prácticamente todo el vial peatonal y el carril bici del camino de Ronda en un tramo del término de Cambrils, limítrofe con Salou.

Mossos d’Esquadra en inferioridad numérica

Esta mañana se ha tratado de identificar a algunos manteros que estaban realizando altercados en Salou. Cuando un policía de paisano ha dado el alto a uno de ellos, este se ha puesto a chillar y rápidamente otros inmigrantes han acorralado al agente y lo han agredido. Un furgón de los mossos ha aparecido en ayuda de su compañero pero ante la inferioridad numérica la policía ha tenido que huir.

Los manteros saben que la Costa Dorada recibe cada año a miles de turistas, como por ejemplo la población de El Vendrell donde también ha hanido altercados, y aprovechan para invadir las playas y los paseos maríticos. Los mossos tienen orden de identificarles y ficharles pero poco se puede hacer pues cambian continuamente de población. Las diferentes cuerpos de policía no comparten expedientes, ni historiales de los detenidos y además cada comunidad autónoma tiene su propia policía, lo que en la practica da total impunidad a los manteros. Se da la circunstancia añadida de que los mossos no tienen permitido redactar los expedientes en castellano, lo que en cualquier caso dificultaría su lectura desde otras comunidades autónomas.

Mientras los comerciantes se quejan de que los manetros les roban los clientes, les amenazan y no pagan impuestos.

error: Content is protected !!